ATI aumenta su transferencia de carga en 2018 y espera obtener este año la aprobación para operar con mayor altura de ola

El año pasado, el terminal incrementó en 5% la importación y exportación de carga respecto de 2017, llegando a las 2,6 millones de toneladas transferidas.

Antofagasta, 14 de enero de 2019. Antofagasta Terminal Internacional (ATI) cerró un 2018 de grandes desafíos, en el que siguió gestionando la eficiencia de costos y la flexibilización de la modificación de la normativa de altura de ola. Implementó nuevas tecnologías para su progreso en materia medioambiental, reformuló su área de sustentabilidad y finalizó el proceso de negociación colectiva.

El año pasado fue también uno de grandes logros para ATI, ya que incrementó en 5% la transferencia de carga respecto de 2017, superando las 2,6 millones de toneladas, principalmente, debido a una mayor transferencia de contenedores, la cual creció un 26% en el mismo periodo.

Lo anterior responde, en parte, a que el terminal comenzó a atender dos servicios a Asia, ambos con naves de 10.000 TEUs de capacidad y con esloras de hasta 347 metros. Además, se atendieron otras cargas nuevas que, en su conjunto, llevaron a la concesionaria a crecer un 25% en términos de cargas fraccionadas, algunas relacionadas con el arribo de fierros para las diferentes industrias de la región.

El carbonato de sodio, insumo clave para la industria minera, ha mostrado también un crecimiento de más del 15%; alza que va en línea con el incremento de la industria del litio, a la cual ATI presta servicios.

“El crecimiento en los volúmenes nos demuestra que el mercado regional está mostrando una recuperación sostenida, mientras que los clientes están confiando en ATI como un socio competitivo y estratégico en la zona norte de Chile”, destacó el gerente general de ATI, Enrique Arteaga.

Entre los logros de 2018, ATI cumplió al 100% sus compromisos sostenidos en el Acuerdo de Producción Limpia (APL), con una serie de medidas preventivas y de control de potenciales emisiones de material particulado. Entre otras acciones, estas implicaron la implementación del sistema de spreaders para el uso de contenedores de volteo y el cierre de las bodegas Sistema de Acopio de Concentrados (SAC) y Terminal de Embarque de Graneles Minerales (TEGM) para el acopio de concentrados de cobre y zinc.

En tanto, la compañía celebró una serie de hitos operacionales, como la llegada del primer buque Maersk del servicio AC3 al terminal; el ingreso de la nave más grande del servicio AN1, compuesto principalmente por HAPAG LLOYD, ONE, MSC y HYUNDAI (con una manga de 48 metros, es decir, 19 filas de contenedores desde el muelle hacia el mar), y el récord de rendimiento en la descarga de la nave Mn Nordic Macau, con 419 box/turno.

Arteaga sostuvo que el gran desafío para el año que comienza es la obtención de la autorización para operar con una mayor altura de ola, levantando la restricción actual de 1,5 metros a 1,75 metros. “Esto nos permitirá ofrecer a las compañías navieras mayor certeza en la recepción de sus buques, aumentar la frecuencia de puerto abierto y tener la posibilidad de importar y exportar nuevas cargas que se transfieren en contenedores”, sostuvo.

El fortalecimiento de las capacidades, la consolidación del área de sustentabilidad y una relación más estrecha con la comunidad antofagastina son parte de los retos que definió ATI para este 2019.

Contacto

Teléfono: +56 2 2731 8240

Av. Apoquindo 4800
Torre II, piso 18
Las Condes
Santiago, Chile